jueves, 7 de julio de 2011

Felix, pueblo típico almeriense


El cartel me hizo soñar y olvidé que no siempre los sueños se hacen realidad o, como en este caso, una sacudida puede despertarnos bruscamente y entonces los ojos con que miramos se hacen más críticos y no perdonan.

Quizás sea esto lo que me pasó y por lo tanto me comprometo a retornar a Felix y, sin que me tome de sorpresa voy a recorrerlo buscando los pro y los contra de forma totalmente objetiva, pero hoy me siento traicionada.

Me traicionó un pueblo que no fue fiel a su tradición y ha destruido mucho de lo que una ubicación privilegiada ofrece a pocos elegidos.

El encanto de los pueblos almerienses de montaña son sus casas típicas, que no significa viejas, enlazadas en el color blanco que las caracteriza y convertidas a cada vuelta de las enmarañadas callejas en miradores cuidadosamente respetados como tales.

Llegué a Felix admirando la posición en la que se asienta. Desde lejos un pueblo típico de la alpujarra almeriense: un pueblo blanco; pero ya de cerca algunas manchas desentonan y afean el paisaje.

En realidad no son manchas, son paredes pintarrajeadas o coloreadas, como quiera decirse, y son, sobre todo, una falta total de criterio urbanístico porque ¿quién las autorizó?, alguien nos comenta que precisamente quienes deberían velar por la estética del lugar y no podemos entenderlo ¿tan mal gusto tienen algunas personas? O mejor expresado, ¿nadie les ha dicho que algo bello en un entorno puede resultar todo lo contrario en otra situación?

Me habían prometido una vista idílica desde el mirador de la iglesia. Un mirador que existe pero que ha dejado de tener finalidad porque aquel paisaje soñado no puede verse debido a las construcciones que se han levantado anulándolo en su designio primordial.

Algo ha fallado en Felix.


Algo o alguien han destruido parte del patrimonio del pueblo y le están cercenando su desarrollo como centro turístico.

Los viajeros no enfocan sus cámaras hacia casas de construcción moderna ni paredes que impiden cercenan la amplitud de un paisaje.

En algún lugar debe haber responsables de un plan general de organización urbana ¿porqué no impidieron que se cometieran barbaridades urbanísticas?

Pienso si las autoridades municipales estarán tan ocupadas que no se han dado cuenta de que son muchas las viviendas que desarmonizan el conjunto arquitectónico de este pueblo que al acercarnos nos pareció que nos prometía un escenario paradisíaco.

El escenario está --- estaba --- servido pero los directores no supieron cuidar la puesta en escena de la obra y a los actores no hemos podido preguntarles si les importa.

No somos de aquí, no deberíamos sentir lo que sentimos pero resulta que pensándolo bien sí, somos de aquí, somos de esta tierra almeriense que se extiende más allá de la costa, que trepa montañas y que tiene mucho potencial para desarrollarse dentro de la industria sin chimeneas.



¿Quieres saber más sobre mi opinión en este asuntito? pincha AQUÍ

¿Quienes ver fotos de Félix?, pincha AQUÍ

Viendo las fotos no puedo dejar de pensar que Felix es hermoso; un pueblo que se aferra a sus raíces y que, a poco que su gente haga un pequeño esfuerzo por sacarlo de una nefasta y mal entendida modernidad volverá a ser centro de visitas de turistas sedientos de belleza. Necesito volver pronto, cámara en mano, para captarlo desde todos los ángulos y descubrirlo de forma diferente. G.V.

No hay comentarios: