martes, 4 de octubre de 2011

Carta de su hija María del Mar a Jesús de Perceval

El 3 de octubre se cumplieron 26 años de la muerte de Jesús de Perceval, el creador del Movimiento Indaliano, artista como pocos, que quiso a su Almería y al que Almería debería saber honrar.

Su hija Mar escribió la carta siguiente, una carta abierta, pública, dedicada a su padre que está, seguro, pintando y esculpiendo arte también en el otro mundo.





Hoy 4 Octubre hace años fue despedido de Almería JESÚS PERCEVAL

Papá, para Almería eras Jesús, el maestro.

Hace 26 años que dejaste de sufrir por tu enfermedad y a partir de entonces mamá mantuvo, cuidó y protegió en buen estado la única ilusión cultural: esa casa donde vivió contigo y tu obra.

Ella nunca quiso venderla pues su ilusión fue hacerla un museo.

Hace 9 años que mamá está contigo.

Desde entonces, de esa casa no queda nada; no se esperó ni a la lectura del testamento y automáticamente tus ¨auto arrogados co-propietarios-herederos¨ se llevaron todo y acumularon ropa y basura, desorden y abandono.

Agradezco que tu biblioteca la donamos antes al IEA, porque de lo contrario tampoco quedaría nada de ella.

Vosotros os dedicasteis a cuidar la casa. De hijas, nietos y nietas, como padre y madre de todos.

Era la casa de todos: familia y amigos.

Tú seguías allí en espíritu y corazón gracias mamá en tu ausencia, pero fue morir ella y saquearon lo que pudieron, para arruinar la casa, para olvidar su ilusión de la ¨Casa Museo ¨con tu nombre.

Tras fallecer mama quedo Trina dentro desde 2002. Yo salí de esa casa el mismo día que enterré mi madre.

El año pasado vi el esqueleto en el que habían dejado por interés, desorden y avaricia sin corazón, residiendo como usuaria mi hermana Trina y ahora la casa está tras el paso de expoliadores, como ruina.

Ruina, lo que fue hogar repleto de vida con el cuidados de tus manos, mamá.

Mi madre me encargo que siguiera con la idea del Museo Jesús Perceval. Que esa siguiera siendo tu casa, con tus cosas.

Ni el jardín era, este año pasado como lo dejé en el 2002, ni la casa, la cada de vuestra vida; ni cuadros ni todas vuestras cosas. Han querido matar vuestro espíritu.

Así han pagado vuestros cuidados y han intentado que estéis muertos en el recuerdo.

p.d. Jesús, padre, compañero de viajes charlas y penurias ,todo lo que sé es gracias a ti; mirar, ver, leer, oír, escuchar, comprender, amar a la familia, la tierra, ALMERÍA… eres parte de ella, de todo lo que encierra y tiene arte, de su arqueología, música, paisaje y agricultura …

Para que lo sepas papá,

Mar

No hay comentarios: