lunes, 5 de agosto de 2013

MOU DE MOURINHO (este artículo fue escrito para Suite101.net en nov. 2010)

(El autor ahora piensa diferente, pero lo escrito, escrito está) Mourinho, o Mou, ha logrado lo que hacía mucho no ocurría, que la hinchada del mejor equipo del siglo XX, venido a menos en el XXI, vuelva a ser feliz y a disfrutar con el fútbol de los merengues. Madrid vs Barça + Mou Los números avalan a Mou. Su equipo llega al envite ante su tradicional rival, el Fútbol Club Barcelona, con ventaja de un punto en la tabla de clasificaciones. Los culés vienen de literalmente ejecutar a un Almería de capa caída, con 8 goles que ya han subido a la historia de la liga española; pero el Real Madrid acaba de golear a un buen Athletic que le plantó cara durante los 90 minutos, por 5 a un 1 que no debió subir al marcador. Sin lugar a dudas el lunes 29 el choque de dos titanes será formidable y hará temblar los cimientos del Camp Nou; Mourinho ya habrá cumplido la pena impuesta por su exabrupto y podrá dar órdenes a sus dirigidos en forma más directa que desde una primera fila de butacas originalmente destinadas a espectadores. Será la hora de la verdad: tiqui-taca o fútbol directo y velocidad; ambos sistemas han sido probados con éxito por los dos mejores equipos del planeta fútbol. Para el entrenador blanco su primer partido frente al tradicional rival y en terreno enemigo estará no sólo en el campo de juego sino también en su persona, enfocada por cientos de cámaras que procurarán descifrar sus mínimos gestos y él lo sabe, como sabe también que no quiere perder el invicto que ostenta al frente del Real Madrid. El entrenador que el madridismo reclamaba Para los de afuera Mourinho puede resultar descortés, impertinente y hasta soez; la prensa sin excepción, -porque la pro-Madrid ha caído en lo mismo- ha tratado por todos los medios de crucificarlo, aun desde antes de que se sentara en el banquillo del club de Concha Espina. Pero Mou enseñó a los madridistas, los que están en el césped y los que viven los partidos desde las gradas, que el Real Madrid es un club que merece todo el respeto y para ganar la deferencia de los demás hay que dar señales claras de que se está allí y nada ni nadie los debe hacer callar. La hinchada del Real Madrid estaba harta de ver gente cabizbaja en el sitio en el que debía estar la que creara conciencia ganadora; y estaba desencantada, que es lo peor que puede sucederle a los seguidores de un equipo de fútbol. Mourinho se ha convertido en el adalid desesperadamente aguardado y así, como la blanca es una hinchada exigente que no soporta a los perdedores, también es una torçida muy agradecida que premia a los que le llevan a la cima y quizás por eso mismo le recibía al grito, a todo pulmón, de "Mourinho campeón". Después de fumar la pipa de la paz El entrenador llegó como un salvador, pero los salvamentos milagrosos no eran posibles con un equipo que hacía agua y en el que los cracks estaban tan despistados como lo estaría un oso polar en la jungla amazónica. Y como dijimos, los hinchas del Madrid son exigentes y venían de un periodo de hartura total, pero el entrenador también los conquistó a ellos, después de lograr la total compenetración con sus jugadores. Los últimos silbidos que se oyeron en su contra fueron antes de que él les diera el derecho a pitarlo: “Las pifias no las tengo que interpretar; ellos me pagan, pueden hacerlo cuando quieran y yo tengo que callar y continuar mi trabajo para intentar que un día llegue la satisfacción total a mis aficionados”, que traducido significaba algo así como, "soy uno de ustedes y los necesito a todos", y el mensaje llegó claro y alto. La pipa de la paz se había fumado, los resultados avalaban que se hiciera, pero el apoyo incondicional de la afición blanca durante el partido del sábado en el Bernabéu no lo esperaba ni el mismísimo Mou y debe haber acallado muchas pseudocrónicas aún sin escribir. “Ni canalla ni violento”, “Con Mou a muerte”, “El Bernabéu a muerte con Mourinho”, “Mou, eres uno de los nuestros”, “Adelante Mou, adelante Madrid”, rezaban algunos de los carteles que en gran número se desplegaron en las gradas y que el entrenador agradeció entre sorprendido, emocionado y satisfecho. ¿Quién es el entrenador del Real Madrid? En lo personal, José Mário dos Santos Mourinho Félix nació en Setúbal, Portugal, el 26 de enero de 1963. Está casado con Tami con la que tienen dos hijos, Matilde y José. Es un hombre con profundas convicciones religiosas y lo ha demostrado en más de una ocasión. En lo deportivo comenzó su carrera en el Benfica y consiguió sus primeros éxitos con el Oporto. Junto a Ermst Happel y Ottmar Hitzeld, es el único entrenador que ha sido campeón de la Liga de Campeones de la UEFA con 2 equipos distintos, el Oporto y el Inter de Milán, y a su decir, aspira a serlo también con el Madrid. Mourinho dirigió también al Chelsea inglés y al Inter de Milán, que pagó por su fichaje la cifra récord de 9 millones de euros y al que llevó al triplete en la temporada 2009/10. El entrenador, que en 1966 asistió a Robson y luego a Louis van Gaal cuando éstos dirigieron al Fútbol Club Barcelona y llegó a conducir en algunas ocasiones al equipo B blaugrana, fichó en el 2010 por el Real Madrid. Había hecho públicas sus intenciones de dirigirlo el 22 de mayo de este mismo año, apenas minutos después de ganar con el Inter de Milán la tercera Liga de Campeones de la historia del club. Menos de una semana después, desde la directiva del Madrid se respondía confirmando la intención del club de contar con sus servicios y en pocas horas más era contratado oficialmente. A su llegada al club blanco había dirigido 389 partidos y perdido tan sólo 46; trae un récord de 8 años sin perder en liga como local con 111 victorias, 25 empates y 0 derrotas y, hasta el momento está líder de la Liga española y sigue invicto. El mejor del mundo ¿también para la FIFA? A nivel individual, dejando de lado los títulos obtenidos por los clubes que ha dirigido, el palmarés de José Mourinho es uno de los más destacados de su profesión: 2 veces Entrenador del Año por la UEFA, 2002/03 y 2003/04. 2 veces Entrenador del Año por el World Scoccer Magazine, 2003/04 y 2004/05. BBC Sports Personality of Year Coach Award, 2004/05. 2 veces Entrenador del Año de la FA Premier League, 2004/05 y 2005/06. 2 veces Entrenador del Año por la IFFHS, 2004 y 2005. 3 veces Entrenador del Mes, por la FA Premier League, noviembre 2004, enero 2005 y marzo 2007. Reconocimiento a su trayectoria y los títulos conquistados al frente del Chelsea incluyéndolo oficialmente en el Salón de la Fama, por The League Manegers Association, 2010 En enero podría obtener el Banco de Oro otorgado por la FIFA y la revista France Football al Mejor Entrenador del 2010. El día 6 de diciembre se sabrá si su nombre está entre los tres candidatos más votados. Hasta el momento Mourinho ha ganado el respeto de una hinchada difícil que este año celebrará con más entusiasmo su Navidad, y eso ya es mucho para un entrenador. Graciela Vera

No hay comentarios: